Top

Colores en decoración: cómo combinarlos

Buhardilla Tanzania Almond

La elección de los colores es uno de los puntos más críticos a la hora de diseñar y decorar un espacio. Esta decisión suele dar algún quebradero de cabeza, sin embargo, es más sencillo de lo que crees si tienes claro los trucos básicos.

¿Quieres saber cómo combinar diferentes tonalidades? Te dejamos algunas anotaciones para que las tengas en cuenta cuando quieras introducir el color en tu salón, dormitorio, cocina o terraza.

Regla del 60 / 30 /10

Con tres basta. Sí, en la decoración de interiores hay un principio básico que explica que con tres colores tienes suficiente para diseñar una estancia. ¿Cómo usarlos? La fórmula del 60/30/10 lo define muy fácil: El 60% del ambiente hace referencia al porcentaje que tendrá el color dominante (previamente elegido), el 30% a un color secundario y el 10% a la guinda cromática que quieras poner.

Así que lo primero que debes seleccionar es el color que te gustaría que predominara. Si tu objetivo es crear una estancia totalmente atemporal y que no pase de moda, los tonos neutros son los tuyos. El beige, gris o blanco encajarán perfectamente con cualquier línea decorativa y con las otras dos tonalidades que elijas (30% y 10%).

Si apuestas por los ambientes suaves y sencillos incluso puedes combinarlos entre sí. Es decir, mezclar el beige y gris, el beige y blanco o el gris y blanco. En este caso, es aconsejable buscar contraste con negro o un color vivo (verde, coral o mostaza). Recuerda que en la decoración los polos opuestos se atraen y el blanco y negro (por ejemplo) permite diseñar ambientes minimalistas de una elegancia exquisita.

Granate o coral para el salón

El color granate o burdeos también se suele utilizar como 10% ya que este color se relaciona con la moda y la elegancia clásica.

El color coral es otro de nuestros favoritos. Aunque fue el Pantone 2019 a nosotros nos sigue encantando ya que transmite felicidad y armonía. Lo ideal es combinarlo con tonos claros para no crear un contraste demasiado agresivo y tener un espacio suave.

Una caja decorativa, manta de lino o libros son algunos ejemplos de uso del color coral.

Estancias clásicas

Si prefieres un salón más clásico, el marrón debe ser el color principal. Este tono transmite estabilidad y calidez. Por ello, es uno de los favoritos para los diseñadores de interior.

Vancouver Brown o Minnesota Moka son dos modelos de madera cerámica que tenemos y que nos ayudarán a crear estancias neutras.

Si te decantas por la gama cromática de marrones, puedes potenciar el color azul en un sillón o lámpara para llamar la atención.

Minnesota Moka by Starwood

También para habitaciones infantiles

El color en una habitación infantil es innegociable. No estamos hablando de los clásicos cuartos rosas o azules según el sexo del bebé. Nos referimos a una habitación diseñada con tonos neutros y materiales atemporales como la madera cerámica y poner los accesorios en varios tonos (como máximo dos).

En este dormitorio infantil hemos combinado nuestro modelo Tanzania Almond con el azul y mostaza. Este último tono ha sido – y todavía sigue siendo –  la tendencia del 2020 así que lo hemos instalado en los cuadros, cojines y la manta decorativa. Además, es el principal color del estampado que hemos elegido para la colcha y almohadas.

Tanzania Almond by Starwood

Colores veraniegos

Para espacios exteriores o enfocados al verano, una opción segura es aportar energía y fuerza con el azul turquesa. Puedes aplicarlo en jarrones, cojines o pequeños accesorios para no recargar.

Minnesota Ash by Starwood

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies