Top

Ideas de salones abiertos que querrás copiar

Nebraska tea by Starwood

Optimizar el espacio, aprovechar la luz natural y favorecer el flujo de las buenas vibraciones son los principales objetivos a la hora de diseñar estancias abiertas. La idea de open – space es tendencia en decoración de interiores así que nosotros nos hemos querido sumar a este concepto y os dejamos algunas ideas de salones abiertos.

Si bien es cierto que el salón se puede fusionar con el recibidor, el pasillo o la cocina, lo más habitual es hacerlo con el jardín o terraza. Si dispones de superficie exterior, no lo dudes. Aprovecha y abre el salón para ganar amplitud, luminosidad y buenas vistas.

Existen diferentes opciones para conseguir esta continuidad visual.

1. Cristalera en el techo

Ideal para los amantes de los atardeceres y las noches de verano. El cristal en el techo te permitirá disfrutar al máximo tanto de los rayos de sol como de las estrellas. Esta posibilidad es perfecta para aquellas viviendas en las que abunde la vegetación exterior alta (pinos, palmeras…) ya que te ayudará a sentirte más cobijado.

Hay que tener en cuenta que la cristalera superior centrará todas las miradas por lo que el mobiliario y la decoración debería ser minimalista y de líneas sutiles.

Salones abiertos al jardín

2. Ventanal a doble altura

La apertura con el jardín debe ir de suelo a techo. Es decir, el ventanal o cristalera tiene que medir lo mismo de alto que cualquier otra pared de la estancia. Esta doble altura hará que el salón se integre totalmente con el jardín y, por otro lado, que el espacio parezca mucho más amplio. Recuerda que los techos altos siempre han sido elegantes.

Salón con cristalera diseñado con Nebraska Tea

3. Separados, pero conectados

El ventanal no tiene porqué ser el centro de atención. Si el único objetivo de colocar una cristalera es dejar que entren los rayos de sol, pero realmente quieres centrar la vista en otro punto del salón, ¡puedes hacerlo! Tan solo bastará con jugar con la distribución de los muebles y diseñar una zona que contrarreste.

En primer lugar, el sofá y los sillones tienen que estar de espaldas al exterior. También el armario auxiliar, la cómoda o las mesas (si lo hay). De esta forma, el área de reunión se crea en medio del salón donde puedes colocar una chimenea, por ejemplo. Ésta fomentará -de forma indirecta- que todo suceda entorno a ella.

Por último, hay que saber que la entrada al salón tiene que estar enfrentada a la cristalera.

Salón diseñado con Vancouver Sand

4. Puertas con cristal o madera

El acceso al exterior no siempre tiene que ser a través de un gran ventanal. Las puertas de madera lacada y cristal también son una buena opción ya que permiten ver el exterior, pero separan las estancias.  Es recomendable que las puertas sean ligeras y vayan acordes con el resto del estilo decorativo. Cabe destacar que esta idea es más habitual en aquellos salones con toques clásicos.

Minnesota Camel by Starwood

5. Vistas irresistibles

Hay veces que el paisaje hará que tu salón brille por sí solo así que no puedes cerrarlo. Si tienes el interior de la vivienda a la misma altura que el exterior es casi obligado que coloques una llamativa cristalera que te posibilite disfrutar de las vistas.

En este tipo de open-space es aconsejable que el mobiliario del salón y el de la terraza mantengan la misma línea, texturas y colores para garantizar la continuidad visual. ¡Seguro que te enamorará!

Además, hay dos aspectos que no puedes pasar por alto. En primer lugar, evita colocar muebles y elementos que interrumpan las vistas y, por otro lado, el pavimento reforzará esta fusión. Debes utilizar el mismo en ambos ambientes. La madera cerámica es una opción perfecta.

Tanzania Nut by Starwood

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies